Connect with us

Embarazo

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo?

Publicado

en

En muchas ocasiones se puede saber si una mujer está embarazada si se conocen los síntomas de un embarazo. Conocerlos es importante porque puede ayudar a comenzar con los cuidados antes de tener la confirmación oficial por parte del médico.

Los síntomas de un embarazo

Los primeros síntomas suelen aparecer aproximadamente tres semanas después de haberse producido la fecundación. Otro dato importante es que en cada mujer los síntomas pueden ser distintos, por lo que no se puede hacer un listado exacto que valga en todas las ocasiones.

Sangrado leve o aumento de flujo

El síntoma más obvio y que todas las mujeres conocen es la ausencia de menstruación. Además, en las primeras semanas el embarazo se pueden experimentar sangrados vaginales leves a lo largo del día. Es importante tener en cuenta que son bastante menos abundantes de lo que se sufre durante el periodo normal y que, además, suele durar entre uno y dos días.

No es un síntoma muy común ya que lo sufren 1 de cada 5 mujeres en las primeras semanas. Lo que es importante saber es que no tienen por qué ser malos para el bebé. No se conocen las causas del todo, pero lo habitual es que se deban a un ciclo menstrual residual, aunque también se pueden producir por una infección en el cuello del útero o en la zona vaginal.

Dolor de pechos o variación de la apariencia

Es uno de los síntomas más habituales en las mujeres embarazadas. Esto es debido a que las mamas son una de las partes de su cuerpo que más cambios sufre para llegar a su principal finalidad: alimentar al bebé.

Lo más normal es que durante las primeras semanas duela el pecho a la vez que se vuelve mucho más sensible y aumente el tamaño. Con el paso de los días irán cesando estos dolores llegando a desaparecer por completo a mitad del segundo trimestre.

Para evitar que estos dolores se conviertan en un problema en el día a día, lo mejor es utilizar sujetadores que se adecúen a las nuevas medidas.

Vómitos y náuseas

En torno al 60 % de las mujeres embarazadas las sufren durante las primeras semanas y se suele dar principalmente al levantarse.

Lo más normal es que estas molestias desaparezcan en torno a la semana número 13, que es cuando la hormona gonadotropina coriónica comienza a tener una producción inferior.

Más fatiga o sueño del habitual

Durante el primer trimestre es bastante frecuente que aumenten las ganas de dormir. Esto es debido a que los niveles de testosterona se triplican, lo que incita a tener más sueño de lo que es habitual.

Existen un gran número de síntomas de un embarazo y es importante conocerlos para adoptar las medidas necesarias para conseguir la mayor comodidad posible.

Seguir leyendo
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Embarazo

¿Qué hacer en caso de un embarazo no deseado?

Publicado

en

El embarazo, el parto y todo lo que implica la maternidad han de ser siempre en el momento en el que se esté preparado para asumirlo. Por ello, si se tiene un embarazo no deseado hay varias opciones y factores que hay que conocer para tomar la decisión más adecuada para cada caso, y sobre todo, para que la mujer o la pareja pueda decidir libremente.

Opciones ante un embarazo no deseado

Lo primero que hay que hacer es conocer las opciones que existen. Además, se puede consultar con ginecólogos, médicos de cabecera y demás personal sanitario para que asesoren y expliquen procedimientos y recursos de los que dispone la mujer en estos casos.

Dar el bebé en adopción

En caso de que no se pueda hacer cargo, o no quiera, se puede decidir pasar por el embarazo y dar al bebé en adopción. Sin embargo, esta opción conlleva una serie de elementos a tener en cuenta. Uno de ellos es el vínculo que se puede crear durante la gestación, lo cual puede dificultar la posterior entrega. Por otra parte, burocráticamente en España, no es demasiado complejo. Se debe acudir a Servicios Sociales de la ciudad en la que se resida y dar los datos; cuando el bebé nazca lo llevarán para entregarlo en adopción. Además, en este mismo servicio asesorarán y explicarán el proceso.

Aborto

Por otra parte, se puede decidir no querer seguir adelante con ese embarazo, por lo que se abre la opción del aborto. En España, abortar se puede hacer mediante dos vías: pública y privada. Las mujeres que escogen la vía privada lo suelen hacer para que sea más rápido, es decir, que se reduzcan los tiempos de espera, pero ambas son posible.

La interrupción voluntaria del embarazo es libre hasta las 14 semanas de gestación, es decir unos tres meses y medio. Si se sale de ese plazo la interrupción se podrá realizar hasta que el embarazo llegue a las 22 semanas solo en algunos supuestos como:

– Que peligre la salud o la vida de la embarazada.

Anomalías graves en el feto.

– El diagnóstico de anomalías que sean incompatibles con la vida o que se diagnostique al feto una enfermedad grave o incurable.

Dependiendo de la semana en la que se encuentre el embarazo se podrán realizar distintos métodos para la interrupción:

Pastillas abortivas. Se puede emplear este método para abortar en caso de que el embarazo no supere la séptima semana y siempre con control médico.

Aborto quirúrgico. Este procedimiento se llevará a cabo en las siguientes etapas, como en el caso del aborto, hasta la semana 14 o en los supuestos anteriores.

Para llevar a cabo cualquiera de estas opciones ante un embarazo no deseado se debe acudir al médico para que guíe y asesore el proceso.

Seguir leyendo

Embarazo

La relación entre embarazo y toxoplasmosis

Publicado

en

El embarazo y la toxoplasmosis están muy unidos. Esta última es una infección que está ocasionada por un parásito microscópico que se denomina científicamente toxoplasma gondii.

La toxoplasmosis en el embarazo

La infección es habitualmente leve en aquellas personas que cuentan con un sistema inmunológico sano. Sin embargo, puede llegar a ser peligrosa durante el periodo de gestación ya que, en determinadas ocasiones, el parásito puede llegar a infectar tanto a la placenta como al propio bebé.

Como ejemplo, en Estados Unidos se estima que cada año nacen en torno a 4.000 bebés con lo que se conoce como toxoplasmosis congénita.

La enfermedad oscila mucho en sus posibles efectos sobre el bebé, pudiendo ser de carácter leve o grave, llegando incluso a provocar el nacimiento de un bebé sin vida. También es posible que sufra malformaciones estructurales o problemas neurológicos. Por suerte, existen muchas herramientas que se pueden utilizar para evitar el problema.

Cómo se transmite la toxoplasmosis

Casi la mitad de los casos de contagio se producen por el consumo de carne cruda o poco cocinada que se encuentra infectada del parásito. No obstante, hay otras causas que pueden propiciar el contagio:

– El consumo de vegetales o frutas frescas que estén contaminadas.

– Beber un vaso de agua contaminada.

– Manipular arena que tenga el parásito, como puede ser la arena de un gato, o manipular un alimento que esté contaminado y, posteriormente, llevarse las manos a la boca, la nariz o los ojos.

Por el contrario, no existe posibilidad alguna de que la infección se pueda transmitir entre personas, salvo el caso que se está tratando de madre a hijo o por una transfusión sanguínea o un trasplante de un órgano de una persona previamente infectada.

Cómo evitar infectarse si se tiene un gato

Como se ha dicho anteriormente, un gato es un foco de toxoplasmosis frecuente. Sin embargo, si se siguen una serie de pautas, no es necesario tener que deshacerse de dicho animal.

– Evitar que la embarazada sea la encargada de limpiar la arena. Además, dicha limpieza es recomendable realizarla a diario, ya que el riesgo de infección es mayor durante las primeras 24 horas de su deposición.

– Es importante que el gato sea alimentado con comida específica de gato o con alimentos que estén bien cocinados. Nunca hay que alimentarlo de carne cruda o poco cocinada.

– Se debe mantener lejos de la cocina y de la mesa donde sea habitual comer.

– Como precaución extra, es recomendable lavarse las manos después de haber estado jugando con el animal, especialmente antes de comer o de llevárselas a la boca o a los ojos.

El embarazo y la toxoplasmosis suelen estar ligadas. Sin embargo, es posible evitar el contagio si se conoce bien dicha enfermedad y se siguen los consejos que dicten el médico y los especialistas.

Seguir leyendo

Embarazo

¿Qué es un embarazo psicológico?

Publicado

en

El embarazo psicológico, también conocido como embarazo utópico, se produce cuando una mujer tiene la sensación de estar embarazada pero no es así.

Quiénes padecen el embarazo psicológico

Las mujeres que son más sensibles a este tipo de trastorno son aquellas que quieren quedarse embarazadas con un enorme deseo y, sin embargo, no lo consiguen. Esto se puede deber a que son estériles o a que su edad ya no lo permite de una forma segura o natural. El problema se acentúa de forma importante en el momento de la menopausia.

Otro grupo que puede parecer sorprendente que padezcan este problema son las mujeres que no quieren quedarse embarazadas. Por este motivo estas mujeres viven en un permanente estado de miedo por quedarse en estado, lo que las hace más sensibles a padecer el trastorno. Afecta especialmente a las mujeres recién casadas y a las jóvenes que no está casadas.

También se puede padecer en aquellas mujeres que cuentan con un enorme deseo de formar parte de la experiencia del embarazo de un familiar o de una persona conocida.

Cuáles son los síntomas

Se ha demostrado en numerosas ocasiones que la mente puede influir en gran medida sobre el cuerpo, provocando unas reacciones que son llamadas psicosomáticas. Cuando una mujer tiene un gran deseo de tener hijos pero no lo está consiguiendo puede sufrir de ansiedad y estrés.

Lo cierto es que, bajo el deseo o el miedo de ser madre, las hormonas sufren un descontrol, lo que supone también un desajuste en el funcionamiento de los ovarios. Estos desajustes provocan un gran número de manifestaciones físicas iguales a las que sufre una mujer que está realmente embarazada, pudiendo incluso llegar a dar positivo en el test de embarazo.

Ausencia de menstruación. Puede llegar a tener una duración de nueve meses, los mismos que dura el periodo de gestación.

Modificación en las glándulas mamarias. Tal y como se fuera durante el embarazo, los pechos se vuelven más turgentes, llegando a producir leche y calostro.

– Se puede sufrir una sensación subjetiva de estar teniendo movimientos fetales.

Vómitos y náuseas. Es frecuente que se sufra problemas de apetito y constipación.

– El aumento de peso que se puede sufrir en muchas ocasiones es mayor que el que sucede en los embarazos reales.

Tratamiento del embarazo psicológico

El tratamiento que se puede adoptar para este trastorno es variable. Se realiza en función del origen del problema, motivaciones que tenga el propio paciente así como la intensidad de los síntomas y la propia personalidad de la mujer.

En la gran mayoría de las ocasiones basta con una simple prueba objetiva para hacerles ver que realmente no están embarazadas.

El embarazo psicológico es un problema más real de lo que se pueda pensar y es necesario darles apoyo para superarlo.

Seguir leyendo

Trending